Compartir

Alergias alimentarias

Muchos nos preguntamos si puede tener nuestra mascota alergias alimentarias, en este post te contamos las causas, los signos y los tratamientos.

Actualmente, las alergias alimentarias en perros y gatos están en tercer lugar detrás de las alergias por inhalación de partículas como polvo y polen, y a dermatitis por alergia a la picadura de la pulga.

Básicamente, una alergia alimentaria es una reacción adversa del sistema inmunitario a ingredientes presentes en la dieta. Normalmente resulta en picor grave y/o alteraciones gastrointestinales.

Aunque las alergias alimentarias pueden presentarse en cualquier edad, la mayoría de los casos se manifiestan en perros con edad inferior a los 6 meses o en animales de 6 años para adelante. Todas las razas de perros y gatos son igualmente susceptibles de padecer alergia alimentaria.

Felizmente, se han obtenidos grandes avances en este área, estando actualmente disponibles una serie de protocolos terapéuticos eficaces para el tratamiento  delas alergias alimentarias en perros y gatos.

¿Qué es al final una alergia alimentaria?

Una alergia alimentaria es una reacción inmunomediada, en la cual los animales de compañía producen anticuerpos contra determinados componentes de los alimentos, que son considerados normalmente inofensivos. Es esta particularidad que difiere de las intolerancias alimentarias, en las que se produce una reacción adversa a un alimento sin intervención del sistema inmune.

Algunos animales se vuelven alérgicos a un componente de la dieta después de tan solo algunas semanas,mientras que otros pueden ingerir un determinado alimento durante muchos años antes de volverse alérgicos. Los alergenos, los componentes del alimento que estimulan la alergia, son casi exclusivamente proteínas, tales como la encontrada en la carne de pollo, vaca y productos lácteos, aunque también se ha detectado problemas a algún cereal.

Un animal puede volverse sensibilizado a un determinado alergeno cuando una proteína de gran tamaño e inactiva atraviesa la barrera intestinal. El sistema inmune responde produciendo anticuerpos para esa proteína específica. La próxima vez que la proteína atraviese la pared intestinal, los anticuerpos la atacan liberando sustancias que provocan inflamación, prurito (picor) y alteraciones gastrointestinales.

Signos clínicos

Al contrario de las alergias por picadura de pulgas o al polen y polvo, que son estacionales,  las alergias alimentarias pueden ocurrir durante todo el año. Generalmente, los signos clínicos engloban la piel o el sistema digestivo o ambos.

Los más comunes son:

En piel: picor (orejas, hocico, cola, patas y abdomen), enrojecimientos y hasta infecciones de la piel.

En sistema digestivo: flatulencia, vómitos, diarreas y pérdida de peso.

Diagnóstico de las alergias cutáneas

El único medio fiable para el diagnóstico de una alergia alimentaria es realizar un prueba con una dieta de eliminación. Este test engloba la administración de una dieta que contenga fuentes de proteínas y carbohidratos seleccionados, con los que nunca haya tenido contacto el animal. Esta nueva dieta deberá administrarse exclusivamente durante 8-10 semanas, incluso llegar hasta 12. si los síntomas se resuelven en este tiempo, es probable que su animal tenga una alergia alimentaria. El diagnóstico se corrobora si administramos nuevamente la dieta anterior y ver si aparecen los síntomas de nuevo.

También existe la posibilidad de realizar una analítica específica y ver cuales son los alergenos que afectan a su animal. En esta prueba vemos exactamente los alimentos que son alérgicos y cuáles puede comer. Siendo mucho más fácil encontrar una dieta adecuada a su alergia.

 

Tratamiento eficaz para su animal

Su veterinario le aconsejará  cuál es el mejor tratamiento que incluirá seguramente una medicación y una dieta.

La medicación puede que tenga que administrarse durante un tiempo limitado o ser necesario tomarla durante mucho tiempo. Lo verdaderamente importante en el tratamiento es tener claro cuáles son los alimentos nocivos y tratar de no dárselos bajo ningún concepto. Por tanto, no sólo podemos encontrar alimentos alérgicos en la dieta normal, sino que pueden encontrarse también en los premios, complejos vitamínicos, chuches, galletitas… De ahí que debemos estar alertas siempre con la composición de lo que come nuestra mascota, pues su saludo depende de ello.

Para saber más, no dude en acudir a cualquiera de nuestros centros y se le resolverán todas sus dudas.

 

 

Dejar un Comentario